UNA RECETA PARA LA PAZ

La paz es como un cristal muy delicado que se rompe con el eco de la ira, el odio, el rencor, el deseo de venganza y las acciones que se derivan de esos sentimientos negativos. Para preservarla, hay que reducir y, en lo posible, evitar esas manifestaciones en nuestras relaciones con los demás en todas las instancias: hogar, trabajo, sociedad, inclusive a nivel de naciones. Para ello es necesario hacer cambios al interior de nosotros, replantearnos algunos conceptos y, sobre todo, tratar de recuperar lo bueno que hay en nosotros y en los demás, tratando de practicar la tolerancia y el respeto, pilares básicos para una convivencia sana. De manera simbólica comparto aquí lo que podría ser una receta para la paz.

UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE

#MundoMejor

paz